- Pon a tu cerebro incómodo -

Imposible solo quiere decir inténtalo de nuevo

¿Por qué somos?

Porque creemos que no podemos cambiar al mundo, pero sí podemos cambiarnos a nosotros. Quizás al cambiar nosotros podemos ayudar a otros. Y con mucha suerte entre todos podemos cambiar al mundo. 

¿Cómo somos?

Soñadores, necios, preguntones, ricos. Imperfectos y anormales. Honestos con nosotros mismos, o al menos lo estamos intentando.

¿Qué somos?

Somos un proyecto en desarrollo, no hablo de Dudhaz, hablo de cada uno de nosotros. Somos cambio. 

¿Quiénes somos?

Hijos, amigos, amantes, padres, empleados, líderes, dueños de negocio, viajeros, estudiantes, desconocidos, perdidos…

Dos más dos son cuatro, hasta nuevo aviso

La vida es cambio, pero la naturaleza nos pide constantes, rutinas, repetir lo que en otras situaciones nos funcionó.

Rompe esquemas, elimina bloqueos, aprende, vive.

Espero lo mejor, pero me preparo para todo

Me preparo para enfrentar fracasos pero espero grandes logros.

Todos somos diferentes

Pensamos, sentimos, imaginamos, SOMOS distintos.
Identificar nuestras diferencias nos permite explotarlas.

El origen del proyecto

#CreandoDudhaz

Nuestro viaje

Hay muchas maneras de llamarlo, pero “propósito” es buena opción: Dar la oportunidad de mejorar su calidad de vida mediante el trabajo a 1,000 personas. Así inició, aunque hoy la meta podría verse pequeña.

Empezamos por capacitar a los más cercanos, personas que los métodos y procesos tradicionales les habían enseñado erróneamente que no podían cambiar y que no podían mejorar en aspectos como liderazgo, toma de decisiones, administración del tiempo y muchos más.

Ellos y nosotros nos acompañamos en un proceso de descubrimiento. De conectar con nosotros mismos, de establecer metas basadas en pequeños triunfos, de comunicarnos mejor, responsabilizarnos de nuestras decisiones y acciones y muchos otros temas interesantes.

Pero el viaje no termina en el trabajo, porque somos un todo y descubrimos que al crecer laboralmente y sentirnos útiles, productivos, entendidos, completos, nos sentimos mejor con nosotros. Y eso mejora las relaciones en casa y en la sociedad.

Haz lo que creas correcto, haz lo que tú quieras

Pero lo importante, decídelo conscientemente.
La decisión se vuelve el asunto más importante de la vida.

Daniel Bernal

Mexicano,  aún en mis 20´s. Mis primeros amigos fueron Emilia, Raúl y el señor Martínez; mi nana, el gran personaje que lavaba carros afuera de mi casa y el señor de mantenimiento del edificio en que viví mis primeros años. El primer trabajo que tuve fue en la papelería de mi tío a los 8 años y desde ahí me gustaba analizar la operación, identificar áreas de oportunidad e implementar procesos, obvio me enteré muchos años después al recordar. Mi mente creció en los salones de la Facultad de Ingeniería y un fragmento de mi corazón se quedó enterrado en una ciudad colombiana.

En el cielo tengo tres estrellas (mi papá, abue Alicia y mi tía Maggy) y en el mundo tengo más. Familia sonorense; en CDMX dicen que a veces hablo “muy norteño” y en Sonora que hablo “muy chilango”.

Las decisiones y la suerte me pusieron en el marketing, esa escuelota que me enseñó a escuchar a un cliente, a rogarle a un proveedor, a reírme de los presupuestos, hacer magia con los tiempos y a intentar gestionar equipos de trabajo.

Mi humor cambia muy fácil, mis metas no tanto. Empiezo muchas cosas y me aburro fácil. Me gustan los hábitos pero no las rutinas. Amo las duchas largas, el tiempo con amigos, las motos, las historias de mi madre y las ocurrencias de mi abuela. 

Soy imperfecto pero sobretodo soy feliz.

Fluye

No entiendo por qué la gente se asusta de las nuevas ideas. A mi me asustan las viejas.

John Cage

Sal de tu zona de confort

Probablemente la causa número uno de los fracasos personales y laborales es el no intentarlo. Intenta cosas.